Saltear al contenido principal
¿Cuáles Son Las Tres Situaciones Más Angustiosas Para Un Social Media Manager? Te Indicamos Cómo Combatirlas

¿Cuáles son las tres situaciones más angustiosas para un Social Media Manager? Te indicamos cómo combatirlas

El día a día de un Social Media Manager no es sencillo; gestionar la imagen digital de una marca implica estar al tanto de todo. Ahora bien, hay tres situaciones que se convierten en una auténtica pesadilla. Te indicamos cuáles son y cómo combatirlas:

  • Cometer errores tipográficos y gramaticales. Esta pesadilla, que tan a menudo acucia a los social media managers, tiene prácticamente curados de espanto a estos profesionales. ¿La buena noticia? Que los errores tipográficos y gramaticales pueden evitarse fácilmente, siguiendo estas sencillas reglas: una revisión por una segunda persona de tus posts antes de publicarlos en las redes sociales; comprobar un mínimo de dos veces nuestros posts, sin olvidarnos de repasar también las @menciones en Twitter porque a veces, con las prisas, terminamos mencionando a usuarios que ni siquiera existen en la red de microblogging y finalmente, ante cualquier vacilación de índole ortográfica y gramatical, es preferible solventarla consultando el diccionario.
  • Publicar desde la cuenta equivocada. Sin duda, confundir la cuenta de la empresa con tu cuenta personal es uno de aquellos errores imperdonables. Para evitarlo te aconsejamos: utilizar diferentes navegadores para distintas necesidades; utilizar una herramienta de social media management, donde puedas gestionar todos tus perfiles 2.0 y mantener separadas las cuentas personales y las profesionales, y en última instancia, pero no menos importante, comprobar un mínimo de dos veces todo el contenido que vas a publicar o programar en las redes sociales.
  • Un cliente insatisfecho que no razona. Las quejas son muy habituales en el día a día laboral de los social media managers. No obstante, éstas pueden apaciguarse (y prevenirse) de la siguiente manera: escuchando con atención a los consumidores, respondiendo lo antes posible, a las quejas de los clientes; no siempre podremos contestar al cliente de manera inmediata, pero si la respuesta es rápida, la ira de quien formula la queja se aplacará casi con toda probabilidad.
Volver arriba